Pueblos de España
Pueblos | Fotografías | Mensajes | ¿El mejor pueblo? | El tiempo | Turismo | Clasificados | Usuarios | Países | Hoteles
Población:
    
Andalucía  >  Jaén  >  TORRES
TORRES (Jaén)
  Información   Mapa   Donde Dormir   Donde Comer   Fotos   Mensajes   Genealogía   El Tiempo   Enlaces   Anuncios   Colaboradores  
¿Quieres reservar un HOTEL en la provincia de Jaén?
Habitantes: 1.656  Altitud: 888 m.  Gentilicio: Torreño/a 
Mapa de TORRES
Hoy amanece en TORRES a las 06:35 y anochece a las 19:57
Nº fotos: 255  Nº mensajes: 346  Visitas / día: 166 
Dormir y Comer en:
 
Tú Opinas



Información general sobre TORRES
Situación:

Pequeño municipio perteneciente a la comarca de Sierra Mágina y ubicado en la falda del Cerro de la Vieja. Su término se extiende por el valle del río Torres que delimitan las cumbre de Sierra Mágina, Almadén, Cárceles, Morrón y Aznaitín. La abundancia de agua y su altitud hacen que se disfrute de temperaturas muy agradables en verano, aunque con inviernos fríos. El Parque Natural de Sierra Mágina integra una parte importante del término municipal de Torres, con amplias zonas de vegetación arbórea en la que predominan los pinos y encinas autóctonos, por lo que es de destacar la superficie de terreno forestal existente en el municipio.
Décima o Espinela a Torres

"Entre dos montes se encierra,
y bajo un cielo infinito,
queda mi Torres bonito
en la falda de una sierra.
Con sus olivos y tierra,
descansa en lecho de amor,
perfume y aromas de flor,
y encinas de plata vieja.
¡Como tú no vi pareja
en mi Jaén encantador!
F. Cejudo Gasco

Como en el resto de municipios de la provincia, el cultivo del olivar también ocupa un lugar importante, encontrándonos una tercera parte, aproximadamente, de puesta en regadío. Podemos destacar otro cultivo característico del municipio como es el de la cereza. Amplias plantaciones de cerezos dan una magníficas producciones, que hacen que Torres se sitúe como uno de los productores más importantes de estos frutales.

Los nubarrones de pena
que cubren el infinito del cielo,
borran los bellos claros de la luna
que sobre Torres se derraman.
Un remusguillo frío y penetrante
se adelanta a una débil lluvia
que empieza a caer sobre ti.
Los arces que pueblan el monte
se desvisten de sus hojas
y el bosque se apacigua y amansa
para tragar con pasión el agua
que en el verano te usurpó el cielo.
Las sombras se extienden sobre la Vieja
apagando las luces que hay sobre Torres.
Una nube que se pasea por los Portillos
anuncia tempestad no muy remota
y furtivos relámpagos que aumentan
a medida que la oscuridad avanza,
indican la proximidad de la tormenta.
El camino de la Mata es bello y tortuoso,
mal trazado y torcido.
Comienzo a subir por una pendiente
una vez dejada atrás la Fuénmayor.
Montado sobre mi caballo,
me inclino de vez en cuando
sobre los cantones para coger
alguna ramilla de tomillo,
y así percibir su aroma.
Arreo al corcel para al menos,
pasar antes del amanecer
el Puerto de la Mata.
Camino algún tiempo con paso seguro
oyendo la música de los vientos
de los pinares de los Gamellones.
Rayando la clara alba
escucho arrobado el canto
de las perdices
y el gorgoteo de los ruiseñores
en las profundidades
del barranco de Aguas Blancas.
En llegando al puerto,
gruesas gotas se desprenden
de las cenicientas nubes
que oscurecen el cielo.
Relámpagos frecuentes
iluminan las copas de los árboles;
y los truenos retumban
en los vacíos de las cañadas.
Avivo el paso de la montura
para guarnecerme en los Prados.
Una curruca parda y blanca
que luce sus trinos flauteados
posa sobre la copa de un majoleto
plagado de copiosos y rojos
frutos que lo visten de fuego.
Ni siquiera el agua interrumpe
la calma grandiosa del paraje,
cuyo olor a tomillo y paja húmeda
dilata con sensación dulce el rostro.
Junto al cortijo hay una era
y sendas chozas no habitadas.
Pacen sueltos, acá y allá
algunos mulos trabados de manos.
Deshago el camino a la contra,
y me descuelgo hacia la Fuénmayor
por las rastras del Almacén,
y desde este magno lugar…

…Hijo, allá, en lo hondo,
bajo el bello manto de azul severo,
¿ves Torres al fondo?
Ese es, hijo, en mi querer verdadero.
Lo ves balconado,
con su encrestado castillo altanero,
de cumbres rodeado
y de viejos olivos prisionero.
Hijo, ese es mi Torres.
Y si al tiempo fuera de él yo muero,
su tierra recorres
y le dices por mí, que yo lo quiero.

F. Cejudo Gasco

Ayuntamiento:

Plaza de españa nº1 tlf: 953363011 (23540 Torres jaén)

Monumentos:

Parroquia de Sto. Domingo de Guzmán (s. XVI):

Pila Bautismal de estilo gótico-mudéjar en cerámica verde; en la Capilla de Ntro. Padre Jesús Nazareno destacan la imagen de Jesús Nazareno y la misma Capilla; los escudos nobiliarios en las capillas situadas a la derecha y la izquierda del Altar (s. XVII) y las pinturas que circundan el interior del Templo Parroquial.

Reloj de la Muralla:

Fue proyectado y construido por el entonces perito Municipal D. Francisco Cejudo Rodríguez en 1933, y es denominado de esta manera ya que se levanta donde antiguamente estaba situada la muralla que circundaba la población. Una vez en la plaza del Reloj merece la pena contemplar el paisaje que este “mirador” ofrece de todo el Parque Natural de Sierra Mágina.

“La Puente”: conocida así por todos los torreños. Fue construida hacia 1565 por Andrés de Vandelvira para acceder a los Molinos que eran propiedad de María de Mendoza.

Palacio de los Marqueses de Camarasa:

Fachada principal y salas interiores.

Fiestas:

FIESTA DE LOS JORNALEROS:

El domingo más cercano al 20 de mayo, los Hermanos del Señor (cuatro vecinos de la localidad que durante el año recaudan fondos para sufragar el festejo) organizan la Fiesta de los Jornaleros que destaca por la procesión de la imagen del Cristo Crucificado ornado con espigas y panes morenos que rememora las colectas que en otros tiempos se hacían para ayudar a los labradores.

Canta, Jornalero canta.

(Al Santísimo Cristo de los Jornaleros)

Canta, jornalero canta,
que no se apague tu grito
y se oiga en el infinito
la queja de tu garganta.

Por tu fervor más profundo,
canta al Cristo, jornalero,
su perdón tendrás entero
por los pecados del mundo.

Tu gemir nunca sea duelo,
reza, jornalero, reza,
que a quien ora con pureza
Cristo le dará consuelo.

Que tu rogar sea sincero,
y no quede en el intento.
¿no ves a Cristo contento
por tu rezar verdadero?

Levanta siempre, levanta,
vaya tu voz con el viento
y mientras te quede aliento,
canta, jornalero, canta.

F. Cejudo Gasco

FIESTAS PATRONALES DE NUESTRO PADRE JESÚS DE LA COLUMNA:

Si hacemos caso a la tradición, el culto a Jesús de la Columna, patrón de Torres, nace cuando dos forasteros llegaron al municipio y se alojaron en una vieja casa deshabitada. Los vecinos, transcurridos varios días sin ver a los visitantes, entraron en la vivienda y encontraron la talla de un Cristo flagelándose al que trasladaron a la iglesia parroquial para su culto. En su honor, se celebran fiestas patronales en torno al día 21 de septiembre que destacan por las animadas verbenas nocturnas.
Poema a Torres.

Por un costado del ladero,
sopla el viento sobre Torres.
¡Allá niña chica, allá!
¿Oyes el viento altanero?
Silva que te silva,
desde Ponce a los Gamellones.
De allí a la Albariza,
y de allá al Cañuelo.
Pasa por Hontillas,
Santo Indio y los Charcones.
¡Que bonito es Torres!
Lo ves blanco,
¡Como una nube!
¡No ves que flota,
Que sube, que sube.
Niña chica, escucha,
¿ves aquel reflejo?
¡Lo manda un lucero!
¿ves aquella sombra?
Es toda de romero.
Torres mío, Torres.
Eres lo más bonito y
lo que yo mas quiero.
F. Cejudo Gasco

El día 25 de abril, se celebra la festividad del santo con una comida campera en la que no faltan los típicos hornazos.

Historia:

En el término de Torres se encuentra uno de los testimonios más antiguos de la presencia del hombre en la provincia, las pinturas rupestres de la Cueva del Morrón, de época Paleolítica.

El núcleo urbano de Torres debió tener su origen entre los siglos VIII y IX, en una de las numerosas alquerías o aldeas, que según las fuentes árabes poblaban la zona de Sumuntan (Sierra Mágina). Por su localización, en zona de frontera entre musulmanes y castellanos, tuvo una edad media muy azarosa, varias veces conquistada por unos y recuperada por los otros.
El núcleo fundamental de muladíes se constituyó poco después de la conquista musulmana, en el siglo VIII, y estuvo formado por las principales familias de origen romano o visigodo que habitaban en la zona de Sierra Mágina. La actual provincia de Jaén se integrará en el Califato Omeya de al-Andalus, bajo el mandato de Abd al Rahman III, en el año 929. Los Muladíes eran una población de origen hispanorromano y visigodo que adoptó la religión, la lengua y las costumbres del Islam para disfrutar de los mismos derechos que los musulmanes tras la formación de Al-Ándalus. Muladí significa "engendrado de madre no árabe"
Ubayd Allahb Umayyab Al Saliya, fue el rebelde más destacado de los muladíes, teniendo sus dominios en una zona por ellos conocida como Sumuntán (Topónimo árabe de la zona de Sierra Mágina, “ Yabal Sumuntán” y su Mag’din, Almadén como altura más sobresaliente)
Ubayd Allahb. Umayyab Al Saliya, fue señor de Sumuntán.
La cora de Jaén se dividía en cincuenta Iqlim, y uno de éstos, tenía como cabecera de distrito a Sumuntán. El Iqlim de Sumuntán se sitúa en las estribaciones septentrionales de Sierra Mágina, zona salpicada de alquerías y lugares fortificados.
Ibn Hayyan, célebre escritor árabe, atribuye también ese nombre a una fortaleza que al parecer tubo entidad de cabeza de distrito y que pudiera corresponder a Torres.
El Aznatín, viene del árabe Hisn al Tin, que significa Castillo de la Higuera. El hisn se podría definir como un lugar fortificado, de escasa población y del que podían depender varios macqil o castillos simples en los que se refugiaban los campesinos en caso de peligro. Al igual que la palabra qalat (Calat Rabat-Calatrava) que ha producido un término español («alcalá») por influencia en el castellano antiguo. También la palabra hisn ha pasado al castellano y ha perdurado hasta hoy en diversos topónimos peninsulares, como Aznalcázar (Hisn al-Qsar, Castillo del Palacio), Iznalloz (Hisn al-Lawz, Castillo del Almendro) o Iznájar (Hisn Asar)

Cuando paso por el valle,
caminito de lo vello,
no hay cosa que yo halle
tan bonito como aquello.
F. C. G.
Torres fue conquistada por Fernando III el Santo e integrada en las tierras del Concejo de Baeza.
Romance en serventesios a la conquista de Torres.
(Fernando III “El Santo” en algún lugar entre Baeza y Úbeda)

Aquella sierra altanera, presto se ha de conquistar;
llevad allá la frontera y de esta tierra alejar.

Sea Calatrava valiente, la que tenga tal honor;
y liberte a aquella gente del moro fustigador.

Tomad la tenaz Recena, y tierras del rededor;
el poblado de Ximena y su fuerte protector.

Vaya a Torres mi hueste, y sujete tal belleza;
domine su tierra agreste y el castillo fortaleza.
-----------
Avisos fueron llevados, a los moros altaneros;
presto fueron levantados sus alhamares honderos.

Cuando tocaron a rebato, por bando del mensajero;
salen todos al conato a la voz del pregonero.

El rey Fernando llegaba, con sus huestes de Castilla;
y en sus banderas llevaba a la Virgen Serranilla.

Mandose para adelante, a Pero Ruiz de Baeza;
¡Hombre bueno, buen infante! ¡Por Santiago! ¡Que grandeza!

Banu Farax se llamaba, el caíd de Torres señor;
que a la puerta esperaba al calatravo conquistador.

Mi rey Fernando pide, de vuestra parte rendición;
y si tu harca no lo impide esa será tu perdición.

Conquistada fue Recena, y la villa de Bedmar;
y esta belleza de arena la tenemos que ganar.

El rey Fernando estaba, en la era junto al cronista;
y a sus lanzas apostaba para iniciar la conquista.

Ya brillan los sables, las lanzas y los arqueros;
en pie los condestables y todos los guerreros.

Tropas moras vienen ¡pardiez! de Cambil y de Alhabar;
y en el puerto de Albanchez se disponen a acampar.

Padre, Alá ha querido, que volvamos a Granada;
esta villa has perdido y para Castilla ganada.

Con sus vidas han de ganar, los de Cristo esta belleza;
y a mis gentes dominar y combatir con destreza.

Allende en Cuesta la Viña, una bombarda foguea;
donde el hondero se apiña y más defensa plantea.

Al iniciar la batalla, precaviendo la derrota;
Banu Farax avasalla viendo su fuerza rota.

Al frente de su bandera, don Pero Ruiz con fiereza;
el que primero fuera en pisar la fortaleza.

En la primera embestida, los honderos impotentes;
vieron su defensa caída y la desazón de sus gentes.

Al terminar la jornada, se rindió toda la villa;
Torres quedó incorporadaa la gloria de Castilla.
F. Cejudo Gasco

El 26 de Agosto de 1285, Sancho IV de Castilla dona a la Orden de Calatrava el castillo de Torres y el de "Collar", (¿Solera?) constituyendo la Encomienda de Torres, que comprendía además los castillos de Jimena, Recena y la mitad de Canena.

En el S. XIV, en tiempos de Juan II, fue adelantado de la frontera don Íñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana, quien entre otras cosas, nos dejó esta "Serranilla" cuando estuvo de frontero en Jaén.

"Entre Torres y Canena,
a cerca del sayozar
fallé moza de Bedmar,
San Julián en buena estrena.
Pellote negro vestía,
y lienzos blancos tocaba,
afuer de Andalucía,
y de alcorques se calzaba.
Si mi voluntad ajena
no fuera en mejor lugar,
no me pudiera escapar,
de ser preso de su cadena.
Preguntole do venía,
después que la ove salvado,
o cuál camino facía.
Díjome que de un ganado
que guardaba en Recena,
e pasaba al olivar´
por cojer e evarar
las olivas de Ximena.
Díxele, non vades señora,
señora cuesta mañana,
han corrido la ribera
acuende del guadiana,
moros de Valde Purchena,
de la guardia da Abdilbar,
que de veros mal pasar
me sería grave pena.
Respondiome, non curedes
señor de mi compañía,
pero gracias y mercedes
a vuestra gran cortesía,
ca Miguel de Xamilena
con los de Pegalaxar,
son tornados a ataxar,
vos, tornar en hora buena.

La encomienda de Torres estuvo unida al linaje de los Carvajal, aunque el primer comendador que se conoce fue un tal frey Rodrigo en 1422. Posteriormente si sabemos de la existencia de un comendador de Jimena, Martín de Valenzuela, que debió de serlo de Torres, ya que ésta, la Encomienda de Jimena, formaba parte de la Encomienda de Torres. A Martín de Valenzuela lo vemos junto al Condestable Miguel Lucas de Iranzo en el momento en que el obispo de Jaén pretendía quitarle a éste el gobierno de la ciudad. Por acuerdo entre ellos, la encomienda queda unificada en 1463 con Juan de Vera.

Durante el siglo XV Torres fue campo de batalla entre los Maestres de esta Orden y los partidarios de Enrique IV, encabezados por el Condestable don Miguel Lucas de Iranzo. Según las Crónicas en una de las correrías del Maestre de Calatrava, don Pedro Girón, se sirvió de la villa de Torres para refugiarse con ochocientos rocines, en sus correrías contra el rey y su condestable. Refugio que fue utilizado seis años después por don Juan de Mendoza "Comendador de la Peña de Martos y de Torres e Ximena", en sus algaradas contra los moros de Granada.
En un documento firmado en Arjonilla (Jaén) el día 4 de Febrero de 1486, constan la "Capitulaciones de Torres" Son las quejas que el Concejo y hombres buenos de la villa hacen a Maestre de la Orden Frey García López de Padilla, por los agravios que les imponía el comendador Frey Juan de Mendoza. Los agravios son estos:
1º.- El Comendador nombra a su capricho a todos los oficiales del Concejo y tiene bajo su poder la prisión concejil.
2º.- Obliga a los vecinos a efectuar acarreos de vino y piedras para el molino y servicios de mensajería gratuitos.
3º.- Han de efectuar gratis las reparaciones de los bienes de la encomienda.
4º.-No les paga (a los vecinos) la guarda de su ganado, comprando además pollos y gallinas al precio que él fija.
5º.- Acotó (el Comendador) parte del término y lo arrienda como dehesa a los que quería que su ganado fuese a pastar allí.
6º.- Veda la pesca en el río y todos los aprovechamientos del monte (caza, carbón, madera)
7º.- Prohibe que se eche ningún caballo a las yeguas excepto la que él determina.
8º.- Cobra el terrazgo de las tierras que no pertenecen a la encomienda, acrecentando enormemente los aranceles y se apropia de las penas concejiles.
Como puede verse, los abusos que comete Juan de Mendoza (Alí Mendoza para los moros) eran de todo tipo. De nuevo los vecinos, viendo que Mendoza seguía actuando a su antojo, el 2 de Septiembre de 1490, el rey Fernando el Católico, encargó personalmente al gobernador Juan de Hinestrosa que administrara justicia. A pesar de todo, Juan de mendoza siguio siendo Comendador de Torres hasta el año 1495. En Octubre de 1514, Gonzalo de Arroyo y Juan de Bolaños, freyres nombrados por el Maestre, efectuaron una visita a la encomienda y aparece como comendador frey Alonso de Carvajal, hijo de Alonso de Carvajal, señor de Jódar, mientras que Juan de Mendoza lo es de Jimena y de Recena.
En 1537 Carlos V vendió Torres a su secretario Don Francisco de los Cobos, gran mecenas del renacimiento en Ubeda y su comarca por 21.796.316 maravedíes y medio (Catastro Marqués de la Ensenada 1752) Desde estas fechas la localidad formó parte del extenso señorío de Don Francisco de los Cobos, y después de sus descendientes, los Marqueses de Camarasa, agregando parte de la encomienda de Bedmar, Canana y Sabiote, formando un nuevo señorío, hasta la extinción de los privilegios en 1812.

Turismo:

RAMBLA DE SAN GIL:

Es una rambla que atraviesa el pueblo de arriba abajo y lo divide en dos. En época de crecidas sube el nivel del agua arrastrando gran cantidad de tierra procedente del monte de la Vieja. Se produjo por una nube el primero de septiembre de 1843, de ahí el nombre de San Gil, en la que murieron 55 personas.

LA FUENTE MAYOR:

Más conocida como Fuénmayor. Es un precioso lugar donde emanan aguas de la sierra. En las fiestas como la de San Marcos, Santiago Apóstol y la Virgen de Agosto el lugar es utilizado por todos para pasar esos días en el área.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de TORRES

  Ver política de privacidad