Pueblos de España

VILLAMBROZ (Palencia)

Habitantes: 120  Altitud: 900 m.  Gentilicio: Villambrocense 
Hoy amanece en VILLAMBROZ a las 05:46 y anochece a las 20:46
Nº fotos: 1.081  Nº mensajes: 30  Visitas / día: 179 

Información general sobre VILLAMBROZ:

Situación:

El pueblo de Villambroz está situado en la carretera nº 235 entre Saldaña, 14 km. y Sahagún a 18 km. Recorre todo el campo de Villambroz el arroyo de la Cueza. Al Este limita con San Llorente, Villarrabé y San Martín del Valle; al oeste limita con Villambrán y Lagartos; al Sur con Ledigos y la dehesa de Busticirio.

Ayuntamiento:

Villambroz es una localidad menor del ayuntamiento de VILLARRABÉ juntamente con las otras pedanías de San Martín del Valle, Villarrabé y San Llorente del Páramo.

Monumentos:

Iglesia parroquial de Santa Inés

Fiestas:

Patronales de Santa Inés el 21 y 22 de agosto, fiesta trasladada del 21 de enero.

Historia:

NOMBRE

El nombre de "Villambroz" parece ser que es una composición de tres palabras: "villa", "ambra", "oz". En su origen, "villa" es una palabra latina que significaba dehesa o finca romana; por toda la Península hay infinidad de localidades que comienzan el nombre con este término. La palabra "ambra" es de origen árabe cuyo significado es el "ámbar", una sustancia olorosa de color amarillo; lo que hace pensar que con ello se evoca el aspecto amarillento que dan al campo las mieses en la época de verano; así también podría evocar el caer de las amarillentas hojas en otoño, cuando debía de haber muchas plantas en esas tierras. Y la terminación árabe "oz", al igual que la terminación castellana "ez", significa la proposición "de". Así, pues, Villambroz significaría la "villa de ambra".
Ahora bien, también nos encontramos con que "de ambra" es también un apellido, y concretamente, este apellido se conserva en italiano con la escritura "D´Ambra". Entonces, en el caso de Villambroz, podría tener este significado, que este lugar fuera propiedad de un tal "Ambra".
También hay otra interpretación que interpreta la toponimia de Villambroz como la “villa de Ambrosio”.


GEOPOLITICA

Villambroz está situado en un terreno llano, en los dilatados páramos palentinos que llevan su nombre y el de Villarrovejo. Su clima es frio más bien que templado, y propenso a intermitentes catarros y pulmonías en las gentes. El terreno es de secano y poco productivo: trigo, centeno, avena, altramuces y algunas legumbres; se cria ganado lanar, vacuno y algún caballar. El terreno lo recorre un pequeño arroyo, La Cueza, formado por las aguas que se filtran de los páramos en tiempo de invierno. Abunda la leña de roble, aunque delgada, y varios arbustos. También se da la caza de liebres, perdices y otras aves.
El terreno de Villambroz limita por el Noroeste con Villambrán, al Noreste San Martín del Valle, al E. Villarrabé, por el Sureste con San Llorente del Páramo, por el suroeste Ledigos, y al O con Terradillos y Lagartos
Villambroz es una localidad menor agregada al ayuntamiento de Villarrabé, en la provincia de Palencia y partido judicial de Saldaña. Consta de unas 40 casas de pobre construcción, una iglesia y una escuela. Hay una fuente próxima al pueblo de buena agua. Los caminos son locales. La correspondencia se recibe de Saldaña.


ORIGEN HISTORICO

Recabando en diversos documentos históricos de Castilla y León, nos encontramos con que estas tierras mesetarias fueron repobladas hacia el siglo IX. Más concretamente, toda esta parte comprendida entre Sahagún y Saldaña fueron repobladas en la segunda mitad de este siglo IX.
Leemos que, huyendo de los árabes de Córdoba, llegaron por esta zona unos monjes de la Congregación de San Benito, acompañados de muchos ermitaños y gente civil mozárabe. Entonces el rey Alfonso III, llevado de la idea de repoblar todo su reino, les acogió con mucho gusto ofreciéndoles tierra para su asentamiento, y a los monjes les facilitó la fundación de la Abadía de Sahagún, convirtiéndose en centro de irradiación.
De hecho, los monjes comenzaron la tarea social de ir fundando pequeños núcleos de población, a modo de fincas, dehesas, villas, dejando en los distintos puntos a los mozárabes civiles y con ellos a uno o más ermitaños, en razón del número de los nuevos pobladores.
Concretamente, para repoblar esta tierra, que luego se llamará "Villambroz", llegaron y se asentaron una o más familias, acompañadas de alguno de los ermitaños, quien se encargó de construir una ermita, asentada, según parece, en el mismo lugar que hoy ocupa la iglesia, pero se desconoce cuál era el titular de la misma.
A la vez que a la ermita debieron fundar un pequeño hospital para enfermos u hospedería para peregrinos que iban a Santiago de Compostela, y que venían de la parte de Saldaña hacia Sahagún. De ahí que este hospital, parece ser, que era un enlace con el de Valcavadillo, en la parte noreste de Saldaña; y por el otro lado, se comunicaba con el de Ledigos y San Nicolás del Real Camino. Esto explica que todavía hace unos ciento cincuenta años hubiera un "hospitalillo" donde se acogía a un pobre para pernoctar, al que se le debía de dar de cenar un huevo, unas sopas y facilitarle una manta para dormir; y al día siguiente conducirle al siguiente pueblo dotado también de hospital. Este hospitalillo debía estar situado en la callejuela sin salida, que hoy día se conoce como "el hospital".
Pasado el tiempo, el ermitaño desapareció, haciéndose entonces cargo del hospital los Canónigos de San Agustín, que residían en el monasterio de Trianos, situado en la carretera de Sahagún, a un kilómetro de Cea. Pero estos canónigos, a punto de extinguirse, donaron la abadía y la finca de Trianos a los dominicos de la Provincia de España. Parece ser que los dominicos entonces se hicieron cargo también, entre otras, de la ermita de Villambroz, que desde entonces debió llamarse ermita de Nuestra Señora del Rosario, pues fundaron en ella la cofradía del Rosario. La administración de esta ermita corrió a cargo del mayordomo y cofrades de la Cofradía del Rosario; y el abad de esta cofradía era ya el párroco, que precisamente residía por entonces en Santervás de la Vega.


"LUGAR" Y "PUEBLO"

Instituída la unidad de los reinos de España por los Reyes Católicos, con la finalidad de mantener la familia real, a mediados del siglo XVI, fundaron el territorio feudal del Ducado del Infantado, personificado en D. Iñigo López de Mendoza, el Marqués de Santillana, natural de Carrión de los Condes, y que fue el que más títulos nobiliarios tenía de toda España. D. Enrique IV dio al Duque del Infantado la villa de Saldaña con título de condado, convirtiéndose así en una de las Cinco Villas. Según el Diccionario de Barcelona, esta villa de Saldaña tuvo bajo su jurisdicción diferentes pueblos y terreno, los llamados "Veinticinco Lugares", denominándose desde entonces "Villa y Tierra". Entre estos Lugares ya figura Villambroz.
Fue entonces cuando Villambroz, como los otros "Lugares", era meramente una aldea, fue organizado como "pueblo", con la finalidad de poder ser administrado mejor por el Duque del Infantado, cobrando los impuestos y demás asuntos políticos. Concretamente, para recaudar los impuestos había en el pueblo personas especialmente destinada para ello.
Por este tiempo, se sabe con certeza que ya existía el edificio de la Casa de la Villa, en donde se reúnen, a toque de campana y en días determinados, para tratar los asuntos del pueblo. Así también son de este tiempo unas cuantas casas que tenen el mismo estilo de construcción que el que tenía la antigua Casa de la Villa.


POBLACION

Según las Actas de la Cofradía de Nuestra Señora del Rosario del año 1556, el número de cofrades era concretamente de 15 vecinos; de los cuales unos 6 llevaban el apellido Delgado, otros 5 el de Pérez, dos ó tres el de Mínguiez y León.
Según datos del Diccionario de Barcelona, a principios de siglo la población de Villambroz era de unos 22 vecinos y 114 habitantes. Concretamente tenía 15 jóvenes alistados al ejército; y eran unos 25 los contribuyentes. Asistían a la escuela de primeras letras 46 niños de ambos sexos, y estaba dotada con siete fanigas de trigo, que pagaban los padres de los alumnos. La ocupación principal de los habitantes de Villambroz era agrícola y pecuaria; el comercio se concretaba en la exportación de los productos sobrantes.
Según la relación del entonces párroco Rvdo.D. Indalecio García, el año 1910, el número total de almas es de 225, y mayores de 9 años 176. Todos los habitantes son católicos y los matrimonios son por la Iglesia. Hay una Escuala pública. El pueblo estaba formado por 71 casas, junto a la iglesia parroquial.
El Censo electoral de 1930 de la entidad local menor de Villambroz consigna, con nombres, apellidos, un total de 61 vecinos y todos domiciliados en las dos únicas calles, Iglesia y Zapata; así como la profesión, oficio u ocupación se distribuyen entre en su mayoría de labrador, alguno que otro industrial, pastor, caminero, jornalero, sacerdote. También hay que consignar que todos los vecinos menos dos saben leer y escribir.


LA IGLESIA

Parece ser que a finales del siglo XVI se quemó la ermita y a los pocos años, principios ya del XVII fue construía en el mismo lugar de la ermita la actual iglesia, para lo que contribuyó la Catedral del León y el Duque del Infantado, El Marqués de Santillana, el dueño de los Veinticinco Lugares de Saldaña.
El titular del nuevo templo fue Santa Inés, Virgen y Mártir, que sufrió el martirio en Roma en el siglo IV. El nombre de "Inés" en latín significa "cordera".
La imagen que preside el altar mayor de la parroquia, es de madera, lleva como un cayado y una palma del martirio en las manos y una cordera u oveja en el suelo empinada sobre las patas traseras y apoyada en la santa. Puede observarse que la cordera no es de raza churra, la más común ahora por esas tierras, sino que es una merina o "marita"; no en vano eso sugiere la idea de quien puso el titular de Santa Inés a la parroquia, el Duque del Infantado, dueño de los ganados de merinas que pasan por la cañada. Aunque la mártir era una joven, la imagen representa a una matrona romana, con lo que se indica que pertenecía a la nobleza romana.
Parece que el primer bautizo administrado en la nueva iglesia fue el de una niña, a quien pusieron el nombre de Inés, que era hija de unos parientes o amigos del Duque del Infantado.
Como consta en una relación de un párroco del año 1910, D. Indalecio García, en la iglesia actual quedan algunos restos de la antigua ermita, como parece deducirse por algunos indicios. Así, el altar del Rosario, a excepción de las dos columnas churriguerescas añadidas, como la parte central del altar del Cristo, que es del mismo estilo que el anterior, podrían haberse salvado de la quema. También parece ser del tiempo de la ermita la imagen del llamado "sant Vicencio", el dominico Vicente Ferrer, que seguramente lo trajero los dominicos del convento de Trianos.
Según datos del mismo párroco, la iglesia está situada en la parte sur del pueblo y orientada de este a oeste. Parte de ella está constuída de ladrillo, parte de tapia de tierra y la torre y sacristía tienen paredes de ladrillo y cal y canto. Tiene unos 30 metros de longitud por ocho de latitud. Es de una nave con bóbeday tiene una sola puerta de entrada. No tiene estilo determinado. Los retablos son churriguerescos Entonces carecía de casa rectoral. Del Estado recibía 200 pesetas para el Culto y fábrica de la iglesia, y de los feligreses unas 6 pesetas por derecho de sepulturas. El curato posee tres tierras. Por el año 1708 ya había la Cofradía de la Santa Cruz y posteriormente, la Congregación de hijas de María.
La cruz "rural" que está frente a la entrada de la iglesia data del año 1779, colocada siendo párroco un tal Tomás Escapa, muy entusiasta de la cofradía de la Cruz, que dejó toda su herencia para la iglesia bajo el título de Monte Pio, y del que queda el Libro de Actas de su administración.
La actual confradía de la Santa Cruz sustituyó a la cofradía primitiva del Rosario hacia principios del siglo XVIII. Cuando no había párroco en el pueblo, era sustituido por un capellán para atender a la Cofradía; parece ser que éste residía en una de las casas viejas pertenecientes al hospital. Según las Actas de la Cofradía, consta que los cofrades, presididos por el Abad, que era el párroco, y por el mayordomo, que era entonces la máxima autoridad en el pueblo, se reunían el día de san Juan Bautista, el 24 de junio, para dar cuenta de las rentas que habían recibido los cofrades, y se distribuían las tierras y demás posesiones de la Cofradía del Rosario, para que las trabajaran durante el año siguiente.
A primeros de siglo Villambroz pertenecía a la diócesis de León, y la parroquia estaba servida por un cura de entrada y de provisión patrimonial.

LA IGLESIA DE VILLAMBROZ EN 1910

Relación escrita por su párroco D. Indalecio García

Iglesia de Santa Inés

Se ignora la fecha de la creación de la Parroquia. Hay documentos que acreditan haber tenido lugar hace varios siglos. Es secular. Parte de ella está construída de ladrillo, parte de tapia de tierra, y la torre y sacristía tienen las paredes de ladrillo y cal y canto. Teiene 30 metros de longitud y ocho de latitud. Es de una nave con bóveda y tiene una sola puerta de entrada. No tiene estilo determinado. Los retablos son churriguerescos. El pavimento es de baldosa; es algo húmeda. El presbiterio se halla separado del resto de la iglesia, pero sin cancelas. En él los seglares nunca toman asiento; sí hay un banco para los ministros.
La fachada es decente y limpia. Delante del pórtico hay una cruz rural de piedra. El campanario torre es de forma rectangular. Hay dos campanas y las dos están rotas, y un campanillo en buen estado. Hay tres altares, el altar Mayor erigido en honor de la patrona, cuya imagen está tallada en madera. Las otras imágenes son de San Antonio Abad, San Roque, San Vicente ABad y Mártir y otra el Niño Jesús Los dos laterales, uno erigido en honor a la Virgen del Rosario, imagen tallada en madera. Del altar del Rosario se cuidan dos jóvenes, que se relevan cada año.
Y el otro altar es en honor de la Santa Cruz. La imagen del Cristo está tallada en madera, así como también es de madera la imagen de San Andrés colocado arriba. También en una hornacina en la pared norte está la imagen de madera de la Inmaculada, de quien se cuadan las Hijas de María. El Baptisterio está colocado debajo de la torre; la pila es de piedra. La iglesia tiene un cementerio parroquial adosado en la parte norte
Antes era de patronato popular, y hoy es de concurso; es de entrada. Su titular y patrona es Santa Inés virgen y mártir. Está situada en la parte Sur del pueblo a continuación de la últimas casas. Está orientada de Este a Oeste. La iglesia está rodeada de vía pública y separada por esta de las casas próximas. Parece que sólo está bendecida por no haber indicio de consagración, ignorándose también la fecha de su bendición.

Iglesia parroquial

La feligresía por entonces era de 224 almas, y de comunión, esto es, mayores de 7 años eran 174. No hay en la parroquia personas no católicas. Por aquellos años no tenía casa rectoral; la actual data de los años cuarenta.
Villambroz tenía 71 casas reunidas. Confinan a la parroquia al Norte San Llorente del Páramo y Villarrabé, al Oeste Villambrán de Cea, Terradillos y Ledigos de la Cueza, al Sur también Ledigos, y al Este el citado San llorente. Pertenecía a la diócesis de León, arciprestazgo Vega de Saldaña, municipio de Villarrabé, partido judicial de Saldaña, provincia de Palencia.
La consignación que del Estado percibe el Culto y la Fábrica de la iglesia era de 200 pesetas. Además hay de ingresos, por término medio unas 6 pesetas anuales de derechos de Sepulturas, y ningún otro. No tenía capital alguno en fincas, valores y censos. La asignación del Párroco era de 1000 pesetas anuales. Cantidad aproximada que ascienden los emolumentos que se perciben por derecho de estola y pie de Altar 100 pesetas anuales. El curato posee tres tierras cuyas rentas pertenecen al Párroco con el cargo de cumplir un aniversario de cuatro pesetas.
Respecto a los Aranceles se sigue casi a la letra el arancel del Arciprestazgo, aunque varía algo siguiéndose la costumbre antigua, pero sin que salga nadie perjudicado por ser equivalente.
En 1910 el párroco era D. Indalecio García Rodríguez, de 32 años, natural de la Mata de la Riva, provincia de León. Era hijo de Manuel García y Rafaela Rodríguez. Habitaba en una casa perteneciente a Apolonia Serrano, vecina de Villambroz. D. Indalecio vive en compañía de una hermana, llamada Mariana y 24 años de edad y casada con Miguel Delgado. Este año tenían ya una niña llamada Inés Tomasa de 6 meses de edad. Su hermana y el marido eran labradores de oficio.
Habitualmente el Párroco reside en la Parroquia; en las ausencias necesarias o útiles cuando está mandado, se solicita permiso y siempre dejando asegurado el servicio de la Parroquia. El despacho parroquial es la misma residencia del Párroco, y no tiene horas destinadas a despacho. El Párroco aplica personalmente la Misa pro populo todas las fiestas como suprimidas en que tiene obligación. Nunca se difiere su aplicación para otro día, fuera de casos de imposibilidad. En este último caso se anota para no exponerse que quede sin aplicar por cualquier motivo.
Cuando hay un enfermo en una casa sí suelen avisar con tiempo al Párroco para que le visite. El les visita con solicitud. Durante casi siete años que regento la parroquia no ha muerto ningún adulto sin haber recibido los últimos Sacramentos; sólo una mujer no pudo recibir el Viático por causa de vómitos continuos.
No hay mueble alguno destinado a servir de archivo parroquial. Los libros y documentos parroquiales son custodiados por el Párroco cuidadosamente. Tampoco existe inventario de dichos libros y documentos.
Se llevan y custodian diligentemente los Libros del Bautizados, de Confirmados, de Matrimonios, de difuntos, y el de cuentas de culto y fábrica. No existe libro de estado de almas pues por ser pequeña la parroquia, conoce el Párroco a todos los feligreses individualmente muy bien. También se lleva otro libro en que se anotan las cargas perpetuas cumplidas, y otro libro en que se anotan las Misas manuales y adventicias, de cuya aplicación se encarga el Párroco, anotando claramente las que se aplican.

Práctica religiosa sacramental

No había entonces en la Parroquia niños sin bautizar, cuando más, tardan unos diez días en bautizarse. Se administra el Bautismo según el Ritual Romano. Las comadronas estaban suficientemente instruídas para bautizar en caso de necesidad.
El Párroco estaba siempre dispuesto y pronto para oir a los fieles en confesión y administrarles la Sagrada Comunión. Sin embargo, no hay costumbre en la parroquia de sentarse el párroco en el confesionario sin ser llamado; a pesar de lo cual todos los que tenían voluntad de confesarse tenían todo género de facilidades. Todos los fieles confiesan y comulgan en tiempo pascual. Los hombres no acostumbran a recibir más veces en el años estos sacramentos, excetuando algún otro caso que suele hacerlo otras dos o tres veces. La mayor parte de las mujeres lo hacen también por Adviento, algunas se confiesan y comulgan casi todos los meses, y otras varias tres o cuatro veces al año; y las jóvenes Hijas de María, todas las fiestas principales de la Virgen. Para promover la frecuencia de sacramentos, se emplean como medios frecuentes pláticas y exhortaciones, ponderando su utilidad; para ésto principalmente se funda la congregación de Hijas de María. También se exhorta en pláticas y en la catequesis a la Comunión cotidiana.
Se admite a los niños a la primera Comunión cuando se les juzga suficientemente instruídos y con el conveniente discernimiento para ello. Suele tener lugar ésto, entre los nueve y catorce años. No se acostumbra a solemnizar la primera Comunión. Ni se acostumbra a preparar a los niños con ejercicios espirituales, y sí sólo con algunas consideraciones y exhortaciones al mismo tiempo que se les instruye los días precedentes. No es costumbre ni tiene objeto que se persuada a los niños a que no se liguen con sociedad alguna, ni decírselo a sus padres, confesor o párroco en estos pueblos donde no existen sociedades peligrosas, ni saben siquiera si existen en el mundo.
En la administración del Viático se cumple la forma del Ritual romano. Suele acompañar todo el pueblo si puede. So observan las ritualidades prescritas por la constitución sinodal CLXX. La Extremaunción se administra a su debido tiempo a los enfermos de peligro observándose la forma del Ritual romano.
En las exequias y funerales se cumple exactamente lo dispuesto en el Ritual romano. No hay abusos ni deficiencias. En las exequias de los pobres, se observa lo dispuesto en la constitución sinodal CCLIII.
El Sacramento del Matrimonio se celebra conforme lo ordena el Ritual romano. Se observa lo dispuesto en el decreto “Ne temere” y en las disposiciones o instrucciones del Provisiorato y Vicaría General de la Diócesis de León. Se hace la anotación marginal en las partidas bautismales. No hay en la parroquia matrimonios casados civilmente.

Vida religiosa de la feligresía

No suele haber escándalos graves en esta Parroquia de Villambroz. Los feligreses son bastante morigerados. Sólo juzgo que merece notarse el hecho de que de vez en cuando alguna joven se desgracia, pero no es frecuente; esto se podría evitar sólo con que los padres cumplieran con su deber. También se blasfema algo, no mucho, y hay algunos excesos en la bebida, pero no es ordinario.
Se explica el Evangelio en los días festivos. Los domingos y fiestas solemnes se suele cantar en la iglesia las vísperas. En Cuaresma se canta el miserere todos los viernes. Se hace el ejercicio de las flores en mayo. En junio la novena del Corazón de Jesús y en noviembre la de las Animas y en diciembre la Inmaculada. Los domingos y festivos de octubre se cantas el rosario por las calles en procesión. Hasta el presente aquí no ha habido misiosneros ni Misión nunca, al menos durante el tiempo que yo llevo encargado de la parroquia; he oído decir que hace unos años estuvo un misionero un día o dos.
Siempre que es posible, en los domingos y días festivos se enseña el catecismo a los adultos y a los párvulos, según lo dispuesto por el papa Pio X, y tomando por regla el Catecismo romano de san Pío V. Consecuencia de esto es que sean muy raros los feligreses que no sepan el catecismo del P. Astete y lo entiendan bastante bien.
Hay una Cofradía titulada de la Santa Cruz, erigida el año 1708, y este mismo año fueron aprobados los estatutos y posteriormente reformados. Tenía 70 cofrades, de ambos sexos. La finalidad de la cofradía es dar culto especial a la santa Cruz, practicar la caridadad con los vivos y los difuntos y fomentar las buenas costumbres.
La Congregación de las Hijas de María hacen la visita en comunidad los días festivos y comulgan en las fiestas principales de la Virgen y el último día festivo de mayo.
Se fomentan otras devociones recomendadas por la Iglesia como la Exposición del Santísimo Sacramento, Vía Crucis, Santo Rosario y se hace el Mes de Mayo y otras prácticas piadosas.
Hay una sola escuela pública. En ella se enseña el catecismo.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de VILLAMBROZ




  Ver política de privacidad