Pueblos de España
Pueblos | Fotografías | Mensajes | ¿El mejor pueblo? | El tiempo | Turismo | Clasificados | Usuarios | Países | Hoteles
Población:
    
Castilla y León  >  Salamanca  >  EL CERRO
EL CERRO (Salamanca)
  Información   Mapa   Donde Dormir   Donde Comer   Fotos   Mensajes   Genealogía   El Tiempo   Enlaces   Anuncios   Colaboradores  
¿Quieres reservar un HOTEL en la provincia de Salamanca?
Habitantes: 594  Altitud: 955 m.  Gentilicio: Cerrúos 
Mapa de EL CERRO
Hoy amanece en EL CERRO a las 07:21 y anochece a las 19:04
Nº fotos: 252  Nº mensajes: 227  Visitas / día: 176 
Dormir y Comer en:



Información general sobre EL CERRO
Situación:

El Cerro es un municipio de la comarca de la Sierra de Béjar, en la provincia de Salamanca, Castilla y León, España.

Está a 89 km de Salamanca y a 11,9 km de Béjar.

Ayuntamiento:

Plaza de Jose Antonio. Teléfono: 923 43 11 01

Monumentos:

Un enclave de interés es la iglesia parroquial de San Nicolás de Bari (1603), provista de cuatro altares. La tribuna es de 1942, ya que tuvo que ser reconstruida tras desplomarse aquel mismo año. El interior del templo alberga también una antiquísima talla de San Fausto, procedente de la antigua ermita de San Francisco. También resulta recomendable acercarse a la ermita del Humilladero (s. XIX?), que acoge el conocido Cristo de la Misericordia: una talla en madera de pino del siglo XVI, restaurada en 1991.

Fiestas:

-Romería de San Fausto (mediados de agosto). Esta tradicional celebración, retomada en el 2000 tras un paréntesis de más de 60 años, recrea las antiguas procesiones dedicadas al santo, que tenían lugar en el recinto ferial. En la actualidad, la romería discurre por un camino paralelo al alto de San Fausto y culmina en el punto más alto de la loma con una eucaristía al aire libre.

-San Ramón (31 de agosto). Fiestas patronal del municipio, dedicadas a San Ramón Nonato. Las celebraciones suelen extenderse durante cuatro días, a partir del 28 de agosto.

-Fiesta del Cristo de la Misericordia (14 de septiembre).

Historia:

Diferentes hallazgos arqueológicos atribuyen los primeros asentamientos en la zona a los vetones, pueblo celta de origen indoeuropeo dedicado fundamentalmente a la ganadería vacuna y porcina; así lo atestiguan las esculturas zoomórficas (verracos) encontradas en algunos enclaves de la provincia de Salamanca. Dentro del término municipal de El Cerro, concretamente en el valle de Hornacinos, todavía pueden contemplarse un megalito de forma circular que, supuestamente, perteneció a un poblado vetón, así como tres túmulos (construcciones abovedadas de piedra), erigidos durante la Edad de Hierro (siglos VIII a.C.-I a.C.) y muy similares a otras construcciones celtas: los castros gallegos.

La derrota de lusos y vetones en las Guerras Lusitanas (154-133 A.C.) marcarían el inicio de la dominación Romana. Es posible que los conquistadores se estableciesen en el actual término de El Cerro, a juzgar por los restos de tejas y vasijas romanas localizados, así como un altar dedicado a Júpiter. También pertenece a este período la Calzada de la Plata, vía de comunicación que unía Mérida con Astorga y que discurría por El Cerro, siguiendo e un trazado similar al de la actual CN-630.

Tras la caída del Imperio de Occidente (476 D.C.) y la posterior dominación visigótica, Almanzor (940-1002) sitió en el 977 el castillo de Al-Hamma (los actuales Baños, ubicados al sur de Béjar). Crónicas de la época señalan que ese mismo año el caudillo árabe también asoló el valle de Hornacinos. Tras la muerte de Almanzor, Alfonso V el Noble (999-1022) iniciaría la reconstrucción de la zona.

Esta circunstancia habría sido determinante para la historia de El Cerro: como apunta José María Muñoz (1994), es posible que los supervivientes de la barbarie se instalaran en el primer emplazamiento que tuvo El Cerro: el Alto de San Fausto, loma que también daba nombre al pueblo. Según decía Raimundo de Borgoña, sus habitantes eran de origen bretón, como parecen demostrar unos documentos de época conservados en el Ayuntamiento y que Dan fe de la existencia de vecinos y vecinas con apellidos franceses. Además, algunos topónimos de lugares cercanos a El Cerro, como la Peña de Francia, el antiguo Soto de Francia (el actual Sotoserrano) o la propia colina de San Fausto (que debe su nombre a un Santo Galo), refuerzan esta hipótesis.

No se sabe con exactitud en qué año el pueblo dejó de denominarse Alto de San Fausto para abrazar la denominación actual. Sin embargo, tal y como recogen los Archivos de Lagunilla, el nombre de El Cerro no aparece documentado hasta 1458, momento en que Juan de Silva y Cifuentes crea el Marquesado de Montemayor del Río, una jurisdicción en la que el pueblo quedaba inscrito. Por las mismas fechas, el Marquesado habría instalado en la loma de San Fausto la Casa de la Administración Ferial, que sería destruida en 1807 por las tropas napoleónicas. Más adelante, la loma también acogería una hospedería (1758) y una ermita dedicada a San Francisco, desde donde arrancaba un importante recinto ferial. Los restos del templo, que fue deteriorándose progresivamente, permanecieron en pie hasta 1897, mientras que la hospedería sería destruida por un incendio.

A principios del siglo XVII, se tiene Constancia las primeras construcciones alejadas de la colina de San Fausto, como la nueva iglesia. Así lo indica la fecha de construcción que figura en el dintel de viviendas todavía existentes, algunas de ellas de la Segunda mitad del siglo XVIII.

Durante la Guerra de la Independencia (1808), las guarniciones militares 1ª y 2ª del Regimiento de Infantería de Zamora eligieron El Cerro y Lagunilla para establecer sus campamentos militares. Dicha conflagración marcó el inicio de un siglo en el que la loma de San Fausto quedaría definitivamente despoblada. Por esas mismas fechas, según algunos documentos de la época (como el Diccionario Geográfico Estadístico de España y Portugal [1826-1828], de S. Miñano), parte de la economía de El Cerro se cimentaba en la producción textil artesanal y en la agricultura, especialmente del Lino y la linaza.

En 1922, el pueblo recibió la visita del rey Alfonso XIII, quien se encontraba de camino a las Hurdes. Dieciséis años después, en plena Guerra Civil, aviones del bando nacional descargaron dos bombas en la inmediaciones del pueblo, que no causaron daños personales.

Tal y como ocurrió en gran parte de la España rural, las décadas de 1950 a 1970 trajeron a El Cerro dos importantes fenómenos demográficos: por un lado, un espectacular aumento de la natalidad (baby boom) y, por otro, un acusado éxodo migratorio hacia las principales ciudades españolas y países de Europa occidental, como Francia, Suiza o Alemania.

En la actualidad, El Cerro se enfrenta al progresivo envejecimiento de sus habitantes, así como a una persistente pérdida de población. Tendencias que, sin duda, arrojan un interrogante sobre la continuidad del municipio a largo plazo.

Celia Roca

El Cerro población perteneciente al ALFOZ DE MONTEMAYOR como aldea de la misma desde la reconquista, y dentro del Quarto del Río, estuvo integrado en tierras de territorio de Patrimonio Real, de Señorío de personas descendientes de Reyes y también de militares o cortesanos como don Juan de Silva Tenorio Meneses, a quien pasó en 1.431 la villa y tierra de Montemayor ,siendo a su descendiente don Juan de Silva Ribera al que el Rey Carlos I de España y V de Alemania le otorgaba el titulo de MARQUES DE MONTEMAYOR, EL 22 DE ABRIL DE 1.538.

El nombre de El Cerro , lo encontramos ya en el LIBRO DE LA MONTERIA que mandó escribir el Rey Don Alonso De Castilla y León (1.252-1.284 )

Las señas de identidad de El Cerro podemos fijarla cuando el proceso de la transhumancia de los ganados hace que por El Cerro pase el "el cordel de merinas" que cruzando el río Cuerpo de Hombre por el puente de piedra de Montemayor,remontaba el monte, hacia la Peña el Puchero,continuaba por tierras de el Cubillo, las Mivadillas y las Cuartas para abandonar el término de El Cerro y proseguir hacia la Abadía ,cordel que tendrá su reconocimiento cuando en el año 1.273 el ya citado REY ALFONSO X el sabio, funde el HONRADOCONCEJO DE LA MESTA.

Por ello el paso del ganado lanar por el Cordel llevaba consigo el acompañamiento de un determinado número de personas que en el lugar se abastecian de harina, sal, cecinas, vestuarios, etc, y se adquiría ganado chamorro para así tener ,lo cual dio origen a que se celebrase en el lugar una feria cuyas fechas de duración estaban comprendidas entre el 30 de septiembre y el 2 de octubre de cada año en los terrenos que rodeaban la desaparecida ermita de San Fausto con sus soportales.

Ya en tiempos posteriores a 1.538 y por razón de la alcabala que anteriormente habían recaudado los señores del Estado de Montemayor era costumbre de llevar el Marqués el 5% de todo el ganado que se vendía en la feria y por los géneros el 3% que le reportaban más de 5.000 reales cada año y el Concejo del pueblo el derecho de los cientos a saber: de cada ciento un real a todos los ganados que se vendían y por los demás géneros a medio real por ciento.

Los Portales que fueron 19 en un principio en torno a la ermita, desaparecieron al derruirse la citada ermita y en 1.765 existían tan sólo 10 que fueron construidos en el frontis de la casa que en el lugar tenía el Marqués de Montemayor.

Los Portales eran reparados por cuenta del Concejo que el día de San Ramón daba un refresco de fruta a los asistentes a la feria y a los naturales del pueblo.

Con el declive de la Mesta comenzó también el de la feria que aún en 1.796 se celebraba y de la cual tenemos documentos que nos lo confirman.

Hemos de consignar también que la feria que se celebraba en el entorno del convento de la Bien Parada en mediados de Septiembre, fue una más de las causas de la disminución de su importancia e ir juntos con otros factores: Guerra de la Independencia, desaparición del Marquesado de Montemayor, etc, etc, anulando su existencia.

Turismo:

Sin duda, uno de los mayores atractivos de El Cerro radica en su belleza paisajística. Su privilegiado emplazamiento, en una de las estribaciones de la sierra de Gredos y muy cerca del valle del Ambroz, lo convierte en un paraje de obligada visita. Un buen lugar para gozar de sus excepcionales vistas es el punto más alto del término municipal: la peña del Buitre o Gurugú (1.298 m). Desde él pueden contemplarse tupidos bosques poblados fundamentalmente por robles y castaños.

A 0,5 km del pueblo, se encuentra La Dehesa, zona recreativa situada en una pineda y acondicionada como merendero. Dispone de albergue, mesas, barbacoas, juegos infantiles, tres fuentes y un mirador: el Balcón de Extremadura, inaugurado en 1993. Desde él se puede disfrutar de una maravillosa panorámica del valle de Hornacinos y del pantano de Gabriel y Galán.

A su vez, El Cerro brinda a sus visitantes interesantes muestras de arquitectura popular, muy similares a las existentes en la Sierra de Francia y la de algunos municipios de las provincias de Ávila y Cáceres. Sus casas responden a un patrón típico: base de piedra de granito (material que también se emplea en las esquinas y los vanos de las ventanas), uso del mortero, la forja y la mampostería, pisos de madera con balcones salientes, fachadas pintadas de blanco y tejado.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de EL CERRO

  Ver política de privacidad