Pueblos de España
Pueblos | Fotografías | Mensajes | ¿El mejor pueblo? | El tiempo | Turismo | Clasificados | Usuarios | Países | Hoteles
Población:
    
Murcia  >  Murcia  >  PUENTE TOCINOS
PUENTE TOCINOS (Murcia)
  Información   Mapa   Donde Dormir   Donde Comer   Fotos   Mensajes   Genealogía   El Tiempo   Enlaces   Anuncios   Colaboradores  
¿Quieres reservar un HOTEL en la provincia de Murcia?
Habitantes: 15.000  Altitud: 2 m. 
Mapa de PUENTE TOCINOS
Hoy amanece en PUENTE TOCINOS a las 06:33 y anochece a las 19:35
Nº fotos: 6  Nº mensajes: 1  Visitas / día: 25 
Cambio piso
Dormir y Comer en:
 
Tú Opinas



Información general sobre PUENTE TOCINOS
Situación:

Esta situada en las afueras de la capital, junto a zona atalayas.

Ayuntamiento:

Pedania perteneciente al Ayuntamiento de Murcia.

Monumentos:

Ermita de los Remedios, Iglesia del Rosario, Alcaldía, Torre Villescas (o de Peñas), cuya estructura originaria está muy bien conservada, Torre del Reloj, casi derruida.

Costumbres:

Los belenes típicos de esta zona.

Historia:

Será en época musulmana cuando la huerta de Murcia alcance el gran esplendor que conocemos a través de los historiadores y cronistas de la época, y todo ello fruto del esfuerzo de sus pobladores que desecaron las tierras inundadas por el río y encauzaron las aguas a través de acequias, azarbes y otros pequeños canales de riego. En este sentido y como constata Abelardo Merino, surgen como por ensalmo “multitud de jardines y huertos y tierras cultivadas, viñedos y con ellos muchas higueras” de lo que nos da noticia Edrisi. De esta riqueza y belleza nos llegan también noticias a través de Xamsedin, Albufeda o Yakut, y muy especialmente por Al-Maccari, que textualmente describe como “en torno del río hay huertos frondosos ,y norias de sonoros rumores , y aves canoras, y flores olorosas no conocidas . Es de las regiones mas ricas en frutos y toda suerte de plantas odoríferas, y su población, de la mas dada al esparcimiento, tiene en las cercanías lugares a propósito para ello, por lo delicioso de los panoramas”.

Este era el paisaje que debió admirar el rey Jaime I de Aragón cuando en enero de 1.266 llegó a Murcia a través del llamado camino viejo de Orihuela para poner sitio al recinto amurallado y reconquistarla para su yerno Alfonso X , ubicándose, muy probablemente, el campamento de sus tropas en las tierras que actualmente conforman Puente Tocinos.

Tanto en época musulmana como en los años posteriores a la reconquista el tipo de población era de carácter diseminado a lo largo de toda la huerta. No obstante hacia 1.270 lo que actualmente conocemos como Puente Tocinos se identificaba por los nombres de los cuatro heredamientos o acequias que regaban sus distintos lugares : Caravija, Aljada, Benetúcer y Nelva, calculándose en éste territorio una población aproximada de 217 habitantes.

En los siglos posteriores al repartimiento, y tal como señala Abelardo Merino, los distintos caseríos o lugares, tanto de la zona de huerta como los del campo, serán conocidos ó bien por las denominaciones dadas por los musulmanes - en gran parte deformadas posteriormente - en referencia a alguna característica orográfica, ó bien por los nombres de los nuevos propietarios. En este caso, en las tierras de Puente Tocinos, los primeros lugares o caseríos conocidos reciben nombres como “Casas de Aroca”, “Puente del Moro”, “Casas de Velasco”, “Lugar de Casillas”, “Lugar de Aljada”, “Lugar de Nelva”, “Lugar de Benetúcer”, “Lugar de la Condomina”, “Lugar de Caravija”. A lo largo del tiempo fueron llegando nuevos pobladores que se asentaron en torno a las diferentes torres y ermitas que se iban construyendo en la zona.

No existe constancia del momento en el que se produjo el agrupamiento poblacional ni en el que este adquiere la denominación que actualmente conocemos. No obstante, D. José Travel Montoya constata la existencia de un acta capitular, firmada por D. Juan Hortador y fechada el 11 de marzo de 1.747, en la que se hace mención a la “lista de lo que ha importado el ensanche y pertiles que se a hecho al puente que llaman de los Tocinos...” ubicado sobre la acequia de Benetúcer y que actualmente todavía perdura en el llamado Barrio del Secano. En el año 1.785, con motivo de la división territorial de España realizada por el Conde de Floridablanca, ya se relaciona a “Puente de Tocinos” como una aldea de realengo con alcalde pedáneo.

Respecto al origen del nombre de Puente Tocinos, el autor anteriormente citado hace mención a dos tesis diferentes. La primera de ellas, expuesta por el cura párroco D. Francisco Eslava Mas, que a su vez cita unas notas del primer párroco de la pedanía, D. Pedro Zamora, en las que se indica que, en el puente situado en el camino viejo de Orihuela sobre la acequia de Benetúcer y en sus alrededores, se ubicaban diversos comercios que se dedicaban a la venta de carnes, especialmente de cerdo, y que los vecinos de la capital venían a comprar al ofrecerse a precios inferiores a los existentes en los comercios del casco urbano, por cuanto este puente quedaba fuera del radio municipal a los efectos del pago de arbitrios, siendo introducidos clandestinamente burlando la vigilancia de los encargados de los “fielatos”. Esta denominación no era del agrado de la autoridad eclesiástica de la pedanía por lo que intentó cambiarlo por el de “Pueblo del Rosario”, a cuyos efectos colocó diversas lápidas en diferente lugares del pueblo, como la que aun existe en el chaflán de la Casa Escuela de niñas. La segunda de las hipótesis la recoge D. Jose Travel de una tradición oral que le trasmitió D. Emilio Barba Pintado, según la cual era costumbre de los mozos capitalinos salir a “rondar” a las mozas de la huerta, encontrándose ya a deshoras de la noche en el puente que en la zona del Secano superaba la acequia de Benetúcer, surgiendo discusiones, disputas y enfrentamientos entre los diferentes grupos que a veces llegaban a verter sangre, por lo que al conocerse por la gente se hacían comentarios como “en el puente ha habido tocino ó ha habido sangre”. La existencia de estas costumbres y enfrentamientos son recogidos por el escritor Frutos Baeza que recuerda la prohibición de los llamados “bailes del candil” ante los frecuentes crímenes que originaban.

Entrados ya en el s. XIX, concretamente en el año 1.834, en el Real Decreto de 21 de abril por el que se realiza la división en partidos judiciales, dentro del partido de Murcia se incluye la diputación de Puente de Tocinos. La importancia de la pedanía irá en aumento y prueba de ello es que a finales de este periodo el profesor Torres Fontes constata la existencia en esta zona de importantes torres como las de Peñas, Ayllon, Borregueros, Carmela, Mellizos, Manresa, Buendia, o ermitas como las de Espín, Buendia, Rosario, Remedios y C. Jesus.

En la actualidad Puente Tocinos es la segunda pedanía de Murcia en cuanto a número de habitantes se refiere, figurando inscritos 10.909 habitantes en el padrón municipal de 1.996. La mayor parte de la población reside en el núcleo de Puente Tocinos, repartiéndose el resto entre otros núcleos y el diseminado circundante, destacando el Rincón de los Garcías, El Secano, Molino del Nelva, San Roque y Torre de la Manresa.

La actividad agrícola, preponderante en épocas pasadas, y en la que destacaban los cultivos de limoneros, y otros típicos de huerta como lechugas, col, repollo y patata temprana, ha dejado paso al sector industrial y al de servicios, ubicándose en la pedanía innumerables empresas cementeras, de construcción, metalúrgicas, textiles, de productos semielaborados, madereras, de artes gráficas, etc.... Mención especial merece la artesanía belenística, cuyo primer artesano, D. Antonio Galán Rex se instaló en el taller del “Tío Italiano” en el año 1.930. Esta actividad ha ido floreciendo y alcanzando una importancia tal que actualmente la pedanía de Puente Tocinos se conoce como la “Cuna del Belén”

Agradecimiento por su inestimable colaboración a D. José Travel Montoya, “El Repuntín”.

Si quiere agregar o modificar información general, pulse sobre el siguiente enlace: actualizar información de PUENTE TOCINOS

  Ver política de privacidad